ESP
La seguridad en las ventanas :: Sucroal S.A., carpinteria de aluminio y pvc

Zona técnica > La seguridad en las ventanas

LA SEGURIDAD EN LAS VENTANAS

Ventanas y cerramientos: puntos clave a proteger

Diversos estudios sobre seguridad en el hogar afirman que los puntos más habituales de entrada para efectuar un robo en una vivienda son las ventanas y puertas. Vistos estos datos es evidente que las ventanas y los cerramientos de balcones y terrazas se convierten en dos de los puntos en los que los sistemas antirrobo deben tener una mayor incidencia.

Por muy robusta que sea su ventana y por muy resistente que sea el vidrio, si es fácil de abrir, no habremos conseguido nuestro objetivo. Para ello existen herrajes para este fin, básicamente el herraje combina un bulón (pieza móvil de cierre en la hoja) tipo seta, con un cerradero de acero (pieza fija de cierre en el marco) que al accionar la manilla de su ventana, este abraza el bulón y evita el apalancamiento de la ventana, también es muy importante que el herraje esté provisto de una chapa anti-taladro para proteger la Cremona (sistema de accionamiento del herraje).

El mejor sistema antirrobo es una fabricación de calidad y resistente

Es evidente que el primer freno antirrobo de una ventana o cerramiento debe ser la calidad de fabricación de la propia ventana en relación a su resistencia. Para los fabricantes de ventanas y cerramientos, la definición de las clases de resistencia está sujeta a la norma DIN V ENV 1672. Dicha norma establece cuatro clases de resistencia que se evalúan según el perfil del ladrón, su método, lugar, riesgo, y uso recomendado desde WK 1 hasta WK 4.

WK 1: Los elementos tienen una protección básica contra los intentos de entrar usando la fuerza física, como por ejemplo dando patadas, abalanzándose contra la puerta con los pies o los hombros, levantar y arrancar. Estos elementos solamente presentan poca protección contra palancas.

WK 2: El ladrón ocasional intenta romper el elemento cerrado y bloqueado con la ayuda adicional de simples herramientas, como destornilladores, alicates y cuñas

WK 3: El ladrón intenta abrir el elemento cerrado y bloqueado con un segundo destornillador y una palanqueta.

WK 4: El ladrón profesional utiliza otras herramientas de corte y percusión como son el hacha, el escoplo, el martillo y el cincel, así como la taladradora.

El vidrio:
Debe ser resistente a los golpes, este tipo de vidrio se denomina laminado y para seguridad doméstica la composición ideal es un laminado 6+6, es decir dos vidrios monolíticos (sencillos) unidos por una lamina (butiral) que le protegerá de las agresiones exteriores.

Persianas de seguridad:
La instalación de persianas especiales es una medida de fácil aplicación y que supone una capa más de protección para evitar el acceso por la ventana. El mercado ofrece soluciones diversas entre las que destacan algunas de estas:

los flejes con sistema autoblocante, que son aquellos que se bloquean e impiden el levantamiento forzado de la persiana desde el exterior. Este es un sistema económico y fácil de instalar ya que solo tenemos que colocar unos flejes especiales en la parte superior de la persiana, sin tener que variar o modificar la persiana ni el monoblock.

Existen otros tipos de lamas de persiana extrusionada de seguridad que por su diseño se bloquean al intentar levantarlas, Las lamas autoblocantes son un potente refuerzo para la seguridad de la vivienda. Se fabrican en aluminio y son especialmente robustas y resistentes al impacto. Su mecanismo de bloqueo automático se activa cuando se intentan subir a la fuerza desde el exterior, lo que las convierte en un efectivo mecanismo antirrobo.